Cómo responder las 10 preguntas más difíciles de las entrevistas

Rachel Zupek, escritora de CareerBuilder.com



No hay peor sensación que estar en una entrevista y que el entrevistador te pregunte algo para lo que no tengas la respuesta. La mejor forma de controlar este temido desastre es ir preparado a la entrevista. Familiarízate con algunas de las preguntas difíciles más comunes y prepara con anticipación las respuestas.

Revisa estas preguntas difíciles de las entrevistas y algunas respuestas recomendadas para evitar un desastre.

Pregunta difícil número 1: "Háblame de ti".

Por lo general, esta es la pregunta inicial de una entrevista y es el momento perfecto para que te alabes a ti mismo, no para que cuentes la historia de tu vida. Tus respuestas deben ser un resumen breve de tus calificaciones y tu experiencia. Habla de tu educación, tus antecedentes laborales, tu experiencia profesional reciente y tus objetivos a futuro.

Respuesta recomendada: "Me gradué de la Universidad X y desde entonces, he trabajado en relaciones públicas con una agencia en la que generé millones de éxitos en relaciones públicas para mis clientes. Aunque disfruto trabajar en la agencia, quiero expandir mis horizontes y hacer relaciones públicas para empresas como ésta".


Pregunta difícil número 2: "¿Por qué dejaste tu último trabajo?"

Esta es tu oportunidad de hablar de tu experiencia y tus metas profesionales, no de hablar pestes de un ex jefe o dar una larga lista de razones por las que te fuiste. En su lugar, enfócate en lo que aprendiste en tu cargo anterior y lo listo que estás para usar esas habilidades en un nuevo cargo.

Respuesta recomendada: "La empresa simplemente no calzaba con mi creatividad, pero aprendí que las organizaciones tienen personalidades distintas, al igual que las personas. Ahora sé dónde estaré mejor".

Pregunta difícil número 3: "¿Cómo te proyectas en cinco años más?"

Deja que el empleador sepa que eres una persona estable y que deseas permanecer en esta empresa durante mucho tiempo. No comentes nada sobre tus aspiraciones de asumir una posición de control de la empresa para la cual estás dando la entrevista, de tener tu propia empresa, de jubilarte a los 40 años o que eres casado y tienes cinco hijos.

Respuesta recomendada:  "Deseo obtener un cargo de ingeniero civil en una empresa nacional que se concentre en el desarrollo del comercio minorista. Idealmente, me gustaría trabajar para una empresa nueva, como ésta, para participar desde el principio y aprovechar todas las oportunidades que ofrece una empresa en crecimiento".

Pregunta difícil número 4: "¿Cuáles son tus debilidades?"

La clave para responder esta pregunta clásica es no responderla de forma literal. Es probable que a tu futuro empleador no le interese que tu punto débil sea que no sabes cocinar ni tampoco quiere escuchar respuestas generales, como que eres "muy detallista" o que "te esfuerzas demasiado". Responde esta pregunta identificando las áreas de tu trabajo que puedes mejorar y piensa cómo puede ser un atractivo para un futuro empleador. Si no tuviste la oportunidad de desarrollar ciertas habilidades en tu empleo anterior, explica lo deseoso que estás de obtener dicha habilidad en este nuevo empleo.

Respuesta recomendada: "En mi último empleo, no pude desarrollar mis habilidades de orador". Realmente me gustaría poder trabajar en un lugar que me ayude a mejorar al dar presentaciones y hablar en frente de otras personas".


Pregunta difícil número 5: "¿Por qué te despidieron?"

Esta pregunta será más común a medida que continúe la desaceleración de la economía. Sin embargo, es una pregunta difícil, en especial porque a muchos trabajadores no se les explicó exactamente el motivo de su despido. La mejor forma de enfrentar esta pregunta es responderla de la manera más honesta posible.

Respuesta recomendada: "Como usted sabe, en estos momentos la economía vive un momento difícil y mi empresa sintió sus efectos. Formaba parte de una gran reducción de personal y esa es la información que tengo. Sin embargo, estoy seguro de que no tuvo ninguna relación con mi desempeño laboral, lo que queda demostrado con mis logros. Por ejemplo..."

Pregunta difícil número 6: "Háblame del peor jefe que hayas tenido".

Nunca jamás hables mal de tus ex jefes. Un posible jefe prevería que hablarás mal de él del mismo modo en algún momento.

Respuesta recomendada: "Aunque ninguno de mis ex jefes fue horrible, hubo algunos que me enseñaron más que otros. Definitivamente aprendí con qué estilo de gestión me llevo mejor".

Pregunta difícil número 7: "¿Cómo te describirían los demás?"

Siempre debes solicitar que tus colegas y supervisores te hagan comentarios para que puedas evaluar tu desempeño; de este modo, puedes responder la pregunta de forma honesta basado en sus comentarios. Lleva un registro de los comentarios para poder entregárselos al empleador, si lo solicita. Si lo haces, te ayudará a identificar tus fortalezas y debilidades.
Respuesta recomendada: "Mi ex colegas decían que es fácil hacer negocios conmigo y que siempre estoy preparado para trabajar en nuevos proyectos. Tengo comentarios más específicos conmigo, si desea darles una mirada".

Pregunta difícil número 8: "¿Qué puedes ofrecerme tú que otra persona no?"

Este es el momento en que hables de tus logros. Entrega detalles específicos de tu currículum o cartera de trabajos; demuestra al empleador lo que vales y cómo llegarías a ser un activo valioso.

Respuesta recomendada: "Soy la mejor persona para el cargo. Sé que hay otros candidatos que podrían ocupar este empleo, pero mi pasión por la excelencia me diferencia del resto. Estoy comprometido a entregar siempre los mejores resultados. Por ejemplo..."


Pregunta difícil número 9: "Si pudieras elegir cualquier empresa para trabajar, ¿cuál sería?" 

Nunca menciones otra empresa distinta de la que te está entrevistando. Habla del trabajo y de la empresa en que estás dando la entrevista.

Respuesta recomendada: "No hubiese postulado a este cargo si francamente no deseara trabajar en su empresa". Continua con ejemplos específicos de por qué respetas la empresa que te entrevista y por qué serías un buen aporte.

 

Pregunta difícil número 10: "¿Estarías dispuesto a aceptar una reducción en el salario?"

El salario es un tema delicado. A pesar de la difícil economía actual, el salario que te puede pagar una empresa podría ser un factor crucial para decidir si te ofrecen o no el empleo.

Respuesta recomendada: "Ahora gano $X. Entiendo que el rango de salarios para este cargo es de $XX a $XX. Al igual que la mayoría de las personas, me gustaría mejorar mi salario, pero me interesa más obtener el trabajo que el dinero. Estaría dispuesto a negociar un salario inicial inferior, pero esperaría que podamos volver a negociar en algunos meses, después de que demuestre lo que valgo".

Rachel Zupek es escritora y participante del blog de CareerBuilder.com. Investiga y escribe sobre estrategias para buscar empleo, gestión profesional, tendencias de contratación y conflictos en el lugar de trabajo. 

Subscribe  |