9 preguntas clave para hacerle a tu jefe

Rachel Zupek, redactora de CareerBuilder.com



Hay algunas cosas que jamás le preguntarías a tu jefe:

"¿Eres un idiota?"

"¿Quién te paga por hacer esto?"

"¿Cuánto te costó ese patético peluquín?"

¿Pero qué hay acerca de las cosas que sí deberías preguntarle? En el turbulento mercado laboral actual es particularmente importante estar detrás de tu jefe con preguntas relevantes para mantenerte en su radar (y no por haberle preguntado si se baña todos los días).

Algunos empleadores y personas en busca de trabajo piensan erróneamente que hacer preguntas demuestra poca inteligencia, señala Caroline Ceniza-Levine, socia en SixFigureStart, una firma de asesoramiento laboral. Por otro lado, no es bueno si más tarde se te ocurren preguntas y tienes que volver en busca de las respuestas. Y peor todavía no preguntar nada y al final descubrir malos entendidos o que algo quedó afuera.

"Las preguntas concienzudas demuestran madurez profesional; las preguntas aclaratorias, que estás escuchando y pensando en los detalles", explica Ceniza-Levine. "Si simplemente le estás pidiendo al jefe que se repita, no estás prestando atención. Si tu pregunta profundiza y expande la cuestión, demuestras que tu atención está puesta en eso, reflexionando acerca de lo que se está conversando".

Aquí hay nueve preguntas para tu jefe que pueden ayudarte a propulsar tu carrera:

1. ¿Cómo evaluaremos mi desempeño en los próximos 3, 6 ó 12 meses?

Ceniza-Levine opina que es importante conocer la forma en que tú y tu jefe medirán el éxito de tu desempeño y tener un período de tiempo preestablecido para ello. Necesitas ser consciente de que estás concentrado en las cuestiones importantes y apuntas a resultados evaluables. Mientras menos subjetivo sea tu rendimiento, mejor encaminado estarás a premios y ascensos.

2. ¿Cómo prefieres que nos comuniquemos y con qué frecuencia?

Según Ceniza-Levine, es importante hablar formalmente con tu jefe acerca de cuestiones como evaluaciones de desempeño, pero también es primordial saber cómo obtener interacción y observaciones cotidianas. ¿Tu jefe pretende que te mantengas en contacto cada día, cada semana o sólo durante proyectos específicos? ¿Quiere que te presentes sin avisar, que agendes una cita, mandes un e-mail o llames antes?

"La gente tiene expectativas diferentes en términos de frecuencia y método de comunicación, por lo tanto pregúntale a tu jefe cómo prefiere hacerlo y actúa de acuerdo a ello. Si necesitas más o menos interacción es algo que deberás comunicar", agrega.


3. ¿Cómo es la senda de mi carrera en esta compañía?

Esta pregunta es tramposa. Por un lado demuestras que estás enfocado en una carrera de largo plazo en la empresa. Por el otro, debes ser cuidadoso para que no parezca que tienes siempre un ojo mirando hacia afuera, recomienda Ceniza-Levine. Esta pregunta sólo la puedes hacer una vez que tu jefe está contento con tu desempeño, así podrás saber cuál es tu siguiente jugada.


4. ¿Cuáles son las habilidades que debo fortalecer para progresar en mi carrera?

Demuéstrale a tu gerente que eres proactivo y tienes la vocación de evolucionar. Avanzas en una dirección clara hacia el progreso. Demandar observaciones puntuales demuestra que no te sientes débil para ninguna tarea.

"No te conviene asumir que necesitas planificación más estratégica o aptitudes más analíticas", explica Ceniza-Levine. "Quizás en la empresa realmente valoran la construcción de relaciones interpersonales y sería mejor que el tiempo que pasas delante de tu computadora lo aprovecharas conociendo gente de otras áreas".


5. ¿Cuál es nuestra prioridad número uno?

Habitualmente, los jefes asignan más trabajo del que los empleados realizan. Preguntarle de manera frontal qué es lo más importante impulsa a tu jefe a elegir entre todos los proyectos a tu cargo, indica Ceniza-Levine. Es importante para que sepas cómo acomodar tu tiempo. Quieres saber cuáles son las prioridades para destinarles tus mejores esfuerzos.

6. Déjame ver si lo he entendido bien ¿Me estoy perdiendo algo?

Después de que tu jefe te explicó algo, Ceniza-Levine recomienda resumir lo que escuchaste para que él sepa qué información quedó registrada y tenga la oportunidad de profundizar en ciertos detalles que quizás no hayan sido bien transmitidos. Repite lo que dijo tu jefe para dejar en claro que están en la misma sintonía acerca de los pasos siguientes. Así podrás evitar problemas cuando se acerca la fecha de entrega.

7. ¿Cuáles son mis fortalezas?

Quieres saber cuáles son tus fortalezas para poder construir el camino de tu carrera sobre ellas.

"A veces la gente valora cosas tuyas que no has notado. Son cuestiones tan naturales en ti que quizás no las advertiste", explica Ceniza-Levine. "Ahora que sabes que tu jefe tiene en cuenta y aprecia dichas fortalezas, puedes encontrar la forma de aprovecharlas mejor en todo lo que haces".

8. ¿Qué puedo hacer para ayudarte?

Ceniza-Levine sugiere preguntar qué puedes hacer para ayudar. Esto es importante porque demuestras tu deseo de ir más allá. Asegúrate de haber hecho ya todo lo que te pidieron, de otra forma parecería que estás tratando de escabullirte de tus tareas.

9. Estoy trabajando en los proyectos X, Y y Z, ¿crees que puedo rendir en todas estas tareas?

Como lo mencionamos antes, los gerentes no siempre saben si tienes muchas tareas sobre la mesa. Si preguntas antes de comprometerte con un trabajo nuevo, las prioridades de tu jefe determinarán tu elección y no tu preferencia personal, explica Ceniza-Levine. Dale una lista de lo que estás haciendo y ofrécele hacer otras cosas, demostrarás que siempre estás listo para más.

Rachel Zupek es escritora y participante del blog The Work Buzz de CareerBuilder.com. Investiga y escribe sobre estrategias para buscar empleo, gestión profesional, tendencias de contratación y conflictos en el lugar de trabajo.

Subscribe  |