Cómo romper el ciclo cuando se tienen compañeros de trabajo con actitud negativa

Por Susan Ricker, redactora de CareerBuilder



Solo hace falta una persona para estropear lo que podría haber sido un buen día de trabajo. Pero también hace falta nada más que una persona para volver a encarrilarlo. Aunque no puedes controlar la manera en que actúan los demás, puedes elegir cómo reaccionar ante la negatividad y decidir si quieres aportar una actitud positiva a tu lugar de trabajo.

Cómo enfrentar la negatividad
Trabajar con una persona negativa puede agotar todas tus reservas de energía y placer por lo que haces. ¿Cómo puedes cambiar la relación con ese compañero de trabajo? Darcy Eikenberg, instructora de liderazgo y de cómo desenvolverse en el lugar de trabajo, fundadora de Red Cape Revolution y autora de "Lleva tus superpoderes al trabajo: tu guía para lograr mayor claridad, confianza y control" ("Bring Your Superpowers to Work: Your Guide to More Clarity, Confidence and Control"), comparte con nosotros algunos consejos prácticos para cambiar esa relación:

·         En primer lugar, analiza la situación con claridad. "'¿El problema es esta persona o soy yo?'. A menudo, lo que más no desagrada en los demás es lo que menos nos gusta de nosotros mismos. Por ejemplo, una cliente mía aborrecía que su [vicepresidente] se concentrara tanto en las ganancias e ignorara los demás logros. Al trabajar mediante acciones para cambiar sus experiencias en el trabajo, ella se dio cuenta de que medía su propio éxito de acuerdo con sus ingresos, exactamente igual que su vicepresidente. Luego de haber descubierto esto, desapareció su enfado hacia la negatividad de su vicepresidente cuando comenzó a concentrarse en cosas que quería valorar más, como la familia, el crecimiento personal y la felicidad".

·         Di lo que tengas que decir. "El error que cometemos al tratar con personas y situaciones negativas es que no las confrontamos en un primer momento y luego dejamos que toda la frustración acumulada salga de golpe. En tu condición de compañero de trabajo, tienes todo el derecho de marcar los comportamientos negativos cuando se producen y hacer sugerencias de cambios. Pero no tiene que ser con una actitud descalificadora del estilo 'tú estás equivocado y yo tengo razón'. Puedes hacer una pregunta para averiguar más acerca de la perspectiva del otro, como por ejemplo: 'Observé que sin importar los resultados que logremos, siempre parece que encuentras algo mal. ¿Qué estás viendo que a mí se me escapa?'. Muchas veces, las personas negativas solo necesitan un espejo que les muestre lo negativas que se han vuelto".

·         Elabora un plan. "Si el efecto de esta negatividad es muy malo, elabora un plan. Muchas personas se quedan sentadas y aceptan la situación. Esas son las personas que todo el tiempo están cansadas y quejándose. No seas una de ellas".

La relación negativa con un compañero de trabajo o un jefe no tiene por qué ser permanente. Evalúa con sinceridad cuáles son tus expectativas con respecto a los demás empleados y cómo los percibes. Si el resultado es realmente negativo, es hora de hablar con tacto y cambiar la dinámica. Si necesitas orientación o apoyo, recurre al departamento de recursos humanos.

Concentrarse en lo positivo
En el lugar de trabajo, tener una actitud positiva es tan importante como enfrentar la negatividad. "Tener una actitud positiva es fundamental para mantener el interés en el trabajo", dice Mary Hladio, presidente de Ember Carriers, una organización dirigida a ayudar a líderes y equipos a aumentar su eficacia mediante el perfeccionamiento de las habilidades de la gente.

Hladio comparte con nosotros consejos prácticos para no perder la actitud positiva en situaciones incómodas del trabajo:

·  Cambia tu actitud. Esta es una variable que controlas tú. Ser optimista te mantiene contento; estar contento te proporciona la energía para superar las dificultades y es un rasgo atractivo para los demás. Tú eliges cómo reaccionar ante cada situación, así que escoge la positividad.

·  Haz una pausa. Desconectarte del esfuerzo diario hará que aumente tu productividad y tu actitud positiva cuando vuelvas al trabajo.

·  Cuida tu salud. Sentirse bien es algo que viene de dentro. No te saltes el almuerzo ni te des atracones de comida chatarra. Comer a la hora adecuada y consumir alimentos que sean buenos para tu cuerpo puede ayudar a que mantengas una actitud positiva en el trabajo (el humor empeora cuando el estómago está vacío).

·  Toma energía de los demás. En todas las oficinas va a haber al menos una persona negativa. Haz lo posible para rodearte de personas positivas que puedan darte un impulso cuando no puedas hacer las cosas por tu cuenta.

·  Actúa con bondad. Todos sentimos positividad cuando hacemos algo agradable por los demás. Ello contribuye a generar una sensación de bienestar y satisfacción. Además, es contagioso.

·  Utiliza tus fortalezas. Según Martin Seligman, un conocido psicólogo y una autoridad en la materia del poder de la psicología positiva, si conoces tus fortalezas y las utilizas para el bien común, es mucho más probable que tangas una vida feliz y con sentido.

·  Lleva un diario de agradecimientos. Cuando nos compadecemos de nosotros mismos, nos olvidamos de todo aquello por lo que debemos estar agradecidos. Comienza por lo pequeño y avanza hasta llegar a las cosas más importantes. Si te enfrentas a un desafío, agradece la oportunidad de aprender de él.

Más allá de cuál sea tu función o tu nivel en la empresa, puedes elegir cómo reaccionar ante lo que ocurre a tu alrededor. Haz a un lado la negatividad para dar lugar a la positividad. No solo tus compañeros de trabajo y tu jefe valorarán tu presencia en el trabajo, sino que también lo harás tú.

Susan Ricker es redactora y bloguera de CareerBuilder.com y su blog de empleos, The Work Buzz. Investiga y escribe acerca de estrategias de búsqueda laboral, desarrollo profesional, tendencias de contratación y asuntos del lugar de trabajo.

Subscribe  |